Make your own free website on Tripod.com

|Principal | Escribe | Reglas | Historias |

HISTORIA COLECTIVA

Titulo: El Duelo: Snape & McGonagall

McGonagall golpeó suavemente la puerta del despacho de Snape, y luego entró exhibiendo una sonrisa mas falsa que los libros de Lockhart. Snape estaba escribiendo una carta sentado en su mesa, y al oírla, levantó la mirada hacia ella

- Hola Severus, vaya! Bonito despacho! Eres el mejor Severus. Por cierto, te he dicho que hoy tus cabellos relucen como el oro? - dijo Minerva con una voz mas falsa aún que la sonrisa. Snape la miró con suspicacia y desconfianza.

- Que es lo que quieres Minerva? Algo quieres de mí, tu normalmente no te molestas tanto en alabar a los otros profesores.

- Oh Severus, como puedes pensar eso de mi! Yo, si soy una persona de lo mas cariñosa y sensible! - exclamó McGonagall, y su risa falsa aumentó.Snape pensó " Esa quiere algo de ti, no es lista ni nada la muy..."

- Venga venga Minerva, que no soy tonto, algo quieres conseguir de mi. Te advierto que no me vas a sobornar para que te deje ganar la copa de Quidditch.

McGongagall se puso seria por fin.

- No, no es eso Severus. Tienes que ayudarme. Toma, mira esto - dijo McGonagall, y le tendió una foto suya.

Snape miró la foto y se contuvo por no reírse de ella.

- Vaya, no sabía que te hicieras fotos cuando te transformas en gata, Minerva - se burló Snape

- Oye! Que estas diciendo!! Soy yo en persona, sin transformar!! - gritó ella

- Vaya, lo siento, no me había fijado bien - sussurró Snape divertido

McGongagall recuperó su postura seria.

- Bien, que es lo me ves de mal, en esta foto mía - le preguntó ella

- Pues... la verdad Minerva, si me obligas a ser sincero, yo de ti probaría con una dentadura nueva, que esta ya esta muy vieja. Si me permites sugerírtelo, tambien deberías ponerte lentillas azules, porque con esos ojos... y no te quedaría mal que te quitaras el moño y te pusieras una peluca rubia - dijo Snape

- Seras....!!! No me refería a nada de eso cretino!!! - gritó McGongagall ofendida - Mis arrugas!! no ves que tengo muchísimas! Tienes que ayudarme a hacerlas desaparecer!

- Hija, yo no se. Soy mago pero no soy Dios. Existen limites para mi sabes? - dijo Snape, que se lo estaba pasando en grande

- Que insinuas Severus??? ESTAS INSINUANDO ALGO???

- Nada nada, tranquila. Bien, vamos a veerr.. creo que lo mas facil para tu problemas es que te deshagas el moño y te peines los cabellos por encima de la cara...

- Eres un ...!!! Basta, te lo has merecido Severus! - gritó McGonagall! Y seguidamente gritó - IMPERIO! y el hechizo le dio a Snape completamente

- Ahora quiero que me des el remedio mas eficaz contra las arrugas que tengas Severus! ya me has oído! Venga!

- S... si.... si, ahora mismo... - dijo Snape con voz trémula.

Se levantó y le dio un frasquito con un líquido amarillo - solo... solo tienes que bebértelo... McGonagall estaba contentísima, lo cogió rapidamente y se marchó dando saltitos.

- Esa presumida... - dijo Snape para si mismo - lo que no sabe es que yo hace años que aprendí a resistirme a la maldición Imperius. Lo que le he dado es un brebaje que dobla las arrugas en cuestión de horas. Mañana será un día muyy divertido, además, como los efectos solo duran una semana, cuando le desaparezcan le parecerá que esta mucho mas favorecida, aunque seguirá teniendo las mismas de siempre. Pues, que creían? que Harry era el único que se resistía a la maldicion Imperius?? Jajaja!

El día siguiente, McGonagall volvió a golpear la puerta del despacho de Snape, solo que esta vez, en lugar de hacerlo suavemente y con una risita en la cara, la aporreó con todas sus fuerzas, dando patadas y gritándole a Snape algo sobre su padre. La puerta cedió, y Minerva entró furiosa. Snape casi se cae de la silla de la risa, al ver como iba, pues la pobre, para ocultar su cara se había puesto una máscara de cartón. Por detrás de la máscara salió una voz chillando

- Ahhh, maldito Severus!! que es lo que me diste!!! Tengo el doble de arrugaaaaas!

- Esto... hija, a mi no me cuentes nada, estaba bajo los efectos de tu maldición Imperius recuerdas? - dijo Snape tratando de parecer serio.

- NO! Estoy segura que algo tuviste que hacer! No sabes lo que me ha costado venir hasta aqui! Draco Malfoy me ha visto y se ha desmayado de la impresión. Dumbledore aún esta por los suelos llorando de risa. He salido a dar un paseo por los jardines y Hagrid me ha dicho que él tuvo una mascota muy parecida a mi. Y para colmo, pasando por los bordes del bosque, Aragog me ha dicho que le recordaba a su última novia! Snape! como pudiste! Me has dejado más fea que Trewlaney!

- Vaya vaya vaya - dijo una voz a su espalda - así que mi querida Minerva aprovecha que no la oigo para hechar pestes de mi. Minerva se giró y cual fue su sorpresa al descubrir que Trewlaney tambien llevaba una máscara por encima de la cara.

- Ya ves que no eres la única que quiere mejorar su aspecto, Minerva - dijo Trewlaney con calma, pero luego se excitó y empezó a gritar como una loca - ESE MALDITO PROFESOR DE POCIONES BARATAS TAMBIEN ME ENGAÑÓ A MI!!!

- Señoras, señoras, por favor, cálmense... por un lado, Minerva me lanzó un hechizo y yo no controlaba lo que hacia - dijo Snape, haciendose el inocente - y por otro, Sybill, me decepcionas, mucho predecir el futuro y no fuiste capaz de adivinar que no te había dado la pocion correcta eh! Trewlaney se puso roja.

- Yo.. yo no me dedico a esas cosas! lo que yo hago es predecir cosas de más importancia!

- Ya, como advertir que Harry morirá cada 5 minutos - se burló McGonagall, olvidándose por un momento de sus arrugas.

- Vaya, burlandote de mi otra vez, profesora medio humana y medio gata??? - gritó Trewlaney fuera de si Despues de tener una discusión acalorada, las dos parecieron ponerse de acuerdo y se volvieron hacia Snape

- Haz algo para que esas arrugas desaparezcan Severus! Ya! - gritaron las dos a la vez

- Las arrugas desaparecerán solas dentro de una semana, queridas - empezó Snape - y mientras, para pasar la semana, recuerdas lo que te sugerí, de peinarte los cabellos por encima de la cara? Así no se verían tan...

- NO VUELVAS A DECIR ESO O COMETO UN PROFESOR-CIDIO! -estalló McGonagall.

- Bueeeno, por última vez, voy a ayudaros - dijo Snape, para quitarse esas dos del medio - tomad, bebed esto y como nuevas

Les tendió un frasquito de líquido rojo.

- Seguro? No se si creerte Snape... - dijo Trewlaney con desconfianza

- Bueno, como no pierdo nada, voy a probar - concluyó McGonagall mientras Trewlaney dudaba. Y se bebió el líquido de golpe. Segundos despues, McGonagall saltaba de alegría. Su cara estaba lisa, sin una arruga que saliera

- AHhh, por fin!!! Gracias Severus, te quiero!

Trewlaney quedó convencida, y al ir a beber la poción...

- Dame eso querida! - gritó McGonagall, quitándole la poción de las manos - lo siento mucho Sybill, esto me lo quedo yo por si alguna vez me vuelven a salir arrugas!

Dicho esto, se transformó en gata y se alejó corriendo con la botella de la poción en la boca.

- Ahhhhh, dame esto!!! Maldita gata!!! Maldita Minerva! - Trewlaney estaba gritando como una loca, y se fue persiguiendo a McGonagall

- Jejeje, un poco de tranquilidad por fin - dijo Snape - lo que esas chifladas tampoco saben es que esta poción tambien es de efectos limitados. Minerva volverá a las arrugas iniciales. Tengo la sensación de que volveré a verlas muuy pronto...

Minerva contempló en el espejo por decimotercera vez en aquel día su rostro inmaculado. La poción de Severus era una maravilla. Hacía ya una semana que la había bebido, y su piel seguí tan firme y tersa como la de un bebe.

McGonagall siguió contorsionando su cara frente al espejo, nada, ni una arruga. Guiño los ojos, los volvió a abrir, los cerró de nuevo, los abrió, frunció el ceño, lo desfrunció y... Una ligerísima arruga apareció en su frente.

Minerva contubo la respiración.

-No puede ser verdad.- Se dijo a sí misma.- Estoy muy cansada... Un truco de la luz... Lo mejor será que me acueste ahora...

Volvió a sonreir a su reflejo y se marchó.

El día siguiente era domingo. Nadie en el colegió madrugó, a pesar de que había un tiempo excelente en el exterior. Snape desayunaba en el comedor practicamente solo, y de muy buen humor. Apenas se había levantado nadie, y los que si lo habían hecho, se recreaban en el olor del chocolate del desayuno.

Snape tarareaba una cancioncilla, pero le interrumpió el estrépito de la puerta del comedor al abrirse de una patada.

- ¡¡¡TÚ!!!- Grito McGonagall hecha una furia, señalando hacia Snape.- ¡¡Tu eres el culpable de esto!!!

Snape contubo una risita. Mientras que Flitwic se caía al suelo incapaz de contener la risa. Minerva se acerco con un paso amenazante. Claro que aún llevaba puesto su maravilloso conjunto de camisón rosa, de nubes, con unas zapatillas en forma de conejo, y, por supuesto, la cara completamente cubierta de arrugas. Por más que su paso fuese amenazante, el resto no lo era.

Los alumnos la miraban con los ojos completamente abiertos. Aquel era un espectáculo que no se podían perder.

-¡¡Ni olvidar!!.- Pensó colin Creevey.- Esto hay que inmortalizarlo para la posteridad.

Minerva ya casi había llegado a la altura de Snape. Mientras se acercaba a él, no había dejado de gritarle todos los insultos que se sabía. Sin embargo Snape apenas pudo entenderla, pues las risas histéricas de Flitwic y Sprout no le dejaban oír nada. A pesar de todo, se imaginaba sobre que le estaría hablando.

McGonagall había ya agotado todos sus insultos sobre Snape, los padres de Snape, y sus abuelos. Estaba ahora empezando a insultar a sus bisabuelos cuando un fogonazo de luz la deslumbro. Parpadeó unos instantes, intentando averiguar de dónde provenía la luz, pero otro resplandor se repitió, y otro, y otro, y otro, y...

-¡¡Vaya!!- Se lamentó Colin.- Se me ha acabado el carrete, y eso que era de 36 fotos... Quizás Dennis tengá otro. ¿Tendría usted la amabilidad de esperar aquí un momentito, Profesora McGonagall, mientras voy a por otro carrete?

Ee momento el salon enmudecio... McGonogall miraba a Colin como un dragon enfurecido..."que se creia ese tarado tomandole fotos en su peor postura y con arrugas!!!!!!"

- Colin Creevey estas en serios problemas!!!! ven aca pequeño rufian con esa camara...

Sin embargo el muchacho al ver la furia que se le aproximaba, penso "upps mejor me voy" y salio a correr fuera del gran salon. El resto de la gente lloraba y gritaba de la risa al ver como la anciana con camison y sapatillas en forma de conejo corria tras el. Logicamente no llego muy lejos... "no podia estar corriendo detras de un chiquillo toda la mañana con esas fachas"

Regreso a su cuarto vencida y dispuesta a cambiarse... mientras pensaba "Snape que me las pagas, me las pagas"

Sin embargo al otro lado del castillo en el salon de profesores todos tenia una sonrisa en los labios... Snape quien era conciente que la situaciòn era incomoda, suponia que tenia que estar prevenido pronto... muy pronto la profesora de transformaciones buscaria vengarse de él.

Sin embargo no se habia reido tanto desde que logro que a Sirus Black se le calleran los pantalones en pleno jardin frende a todas las chicas de Huffelpuff.

Por otro lado Colin Creevey habia conseguido dinero dado que algunos Slytherin habian pagado una buena suma por conservar el rollo de pelicula.

onagall tardó un buen rato en recuperar el aliento. Era increible lo que podía correr un muchacho tan pequeño como Colin. Y ella ya no era una jovencita...

Se vistió como lo hacía abitualmente. Una punzada de dolor le atravesó el estómago el recordar las risas de todo el comedor. Tenía que vengarse de Severus. Tenía que ser algo tan gran grande, que por fuerza hiciese olvidar su aparición en el comedor.

Pero ahora estaba demasiado furiosa, y no podía idear un buen plan. Con las maños trémulas de ira, cogió su larga melena y la hachó hacia atrás. Siguió estirando hasta que unas cuántas arrugas desaparecierón. Desde luego, tirar así del pelo, era muy doloroso. Pero llevaba haciendolo tanto tiempo, que casí ni lo notaba. Acabó de colocar la última horquilla, cuando una idea vino a su mente.¡¡La poción!! No había acabado de tomarla...

Se levanto con una agilidad orprendente en una persona de su edad. Salió a toda velocidad de su tocador (si, todos los dormitórios de los profesóres tienen baño privado)y se dirigió hacia el lugar dónde la había dejado.

Minerva paró en seco. Había alguien en su cuarto. Alguien que se acercaba silenciosamente a SU poción. Tenía que impedirlo.

Dió un salto, que riete de los de Matrix, y cayó justo frente al intruso. Trelawney (¿quién si no?) dió un grito sorprendida. pero reacciono rápido, y se hechó al suelo, rodó un par de metros, se levantó y cogió lo que quedaba de poción.

McGonagall rugió de rabia y se transformo en gata. Sacó sus uñas y las clavó con todas sus fuerzas en el brazó de Trelawney. Está gritó, pero no soltó la poción. Dió una patada a la gata, y salió de allí a toda velocidad, seguida por una furibunda Minerva.

Colin estaba exultante. Había ganado un montón de dinero en una mañana por las copias de las fotos. Se habían vendido como churros, y en pocas horas, su precio se había duplicado y triplicado.

Feliz, puso un nuevo carrete en la camara. Por suerte, tenía varios en su baúl.

Un estruendo le distrajo. Levantó la vista, y su sonrisa se ensanchó aún más. Realmente, ese erá su día de suerte. Se agachó para pasar desapercibido, y avanzó a gatas unos metros. Eso valía oro puro en el mercado. ¿Y decían que la Skeeter era buena?. Esa no vendería ni una foto la mitad de valiosa que aquellas.

Pegó su ojo a la cámara. Si tan solo se estubiesen quietas... ¡Click! una maravillosa foto de McGonagall mordiendo un brazo de Trelawney. ¡Click! Sybil tiraba con todas sus fuerzas del pelo de Minerva. ¡Click! McGonagall se transformaba en gata y arañaba la cara de la profesora de Adivinación. ¡Click! Trelawney sacaba un juego de tazas de té de sus bolsillos, (tampoco muy grandes, eran las tazas para emergencias) y una tetera de hierro, y golpea con ella a la gata. ¡Click! Un botecito con un líquido rojizó se escapa de sus manos. ¡Click! Las dos mujeres giran, se levantan, y corren tras el bote. ¡Click! el bote rebota, salta, vuela, y cae a los pies de Colin. ¡Click! Un fabuloso primer plano de las dos locas, que se han tirado en plancha para agarrarlo. ¡Click! Una mirada de basilisco;creanme, Colin sabe lo que es eso, y otra de mantícora.

- Creo que con una profesora deseando matarme, es más que suficiente.- pensó Colin.

Ni corto ni perezoso, levantó el dedo y señaló a un pasillo.

- ¡¡¡Por ahí!!! ¡¡¡LE HE VISTO!!! ¡¡¡les estaba haciendo fotos!!!!

Colin solo alcanzó a oir dos voces que decían "1o puntos más para Gryffindor" antes de que desapareciesen por el pasillo que les había indicado.

- Eso ha estado muy bien, tienes buenos reflejos.- Dijo una voz a su espalda.

Colin se volvió asustado, y miró a su interlocutor. Sintió que el mundo se le caía a los píes. Lo más probable era que le requisasen la cámara.

- ¿Cuánto pides por ese carrete? ¿5 galeones?

Eso no se lo esperaba, pero se repuso rápido de su sorpresa y replicó.

- Actualmente, las fotos del comedor estan a 18 galeones el conjunto...

- Si, pero esas ya las tengo. Te pregunto por estas últimas.

- Bueno... Su precio de salida, serán 9 galeones, pero por ser usted... Se lo dejare en siete.

- Perfecto, en mi despacho tengo una poción para revelarlas con movimiento, ven conmigo.

Colin sonrió, y le siguió. Parecía que Snape no era tan malo como aparentaba...

Snape también sonrió a Colin. Aquel muchacho podía haber sido un magnífico Slytherin... Y aquellas fotos... Podría hacer un montón de cosas con ellas.

Mientras tanto al otro lado del castillo la profesora de transformaciones pensaba con cabeza fria un plan de contra ataque contra el jefe de la casa Slytherin.

La desagradable profesora de adivinaciòn que detestaba mas que las mismas arrugas habia logrado arrañarla un poco…pero afortunadamente (cosa que pocos saben) en sus años mosos ella fue campeona femenina de lucha libre.

Sin embargo esta pelea la iba a ganar con inteligencia mas que con impulsibilidad. Insultar a Snape y acordarse de sus padres, abuelos y bisabuelos no habia dado resultado por lo tanto era necesario pensar con cabeza fria los pasos a dar para que la humillaciòn y la burla fueran parte de la vida de su colega Severus Snape.

¿pero que seria lo suficiente ruin y humillante que dieran dicho resultado?

Fue en ese momento que la profesora sonrio con malicia, se le ocurrio una idea tan fenomenal que cuando la pusiera en practica Severus Snape seria el asmereir de todo Hogwarts.

La mañana siguiente todos los profesores se acercaron a desayunar al comedor. Como siempre Snape era uno de los primeros en llegar. Mientras comia su fruta la profesora McGonogall se sento a su lado tranquilamente y dijo un “buenos dias Severus”, parecia como si nada hubiera pasado. Los demas profesores miraban la escena como dispuestos a ver como Minerva le mandaba la jarra de leche encima de la cabeza del profesor de pociones, sin embargo no paso nada. Ella termino de desayunar y de forma natural se paro y se fue a su salon.

Severus se quedo pensando y algo desconcertado “esta planea algo”- pensó

Habian pasado tres dias de total normalidad. Las risas y burlas parecian cosas del pasado, sin embargo en la cabeza de la anciana todavia existia esa meta. Ya eran las 11 de la noche y al parecer todos estaban dormidos cuando una figura felina recorria los pasillos de Hogwarts con total cautela. Bajo las escaleras hacia las masmorras y a hurtadillas aprovecho que una pequeña ventana estaba abierta para introducirse en el cuarto del profesor de pociones.

Severus Snape roncaba calmadamente sin sospechar que habia un intruso en su habitación.

Lentamente la gata se introdujo al baño del profesor de pociones y tomo el frasco que decia “champu magico para pelos rebeldes”

Entonces vacio el contenido del shampoo en la bañera de snape y murmuro algo parecido a "me las pagaras severus snape... te juro que me las pagaras..." terminando de vaciar TODO el contenido de la botella vertio en ella un líquido verdioso...

-Buen dia profesora McGonagall -dijo una estudiante de primero mientras pasaba por delante de la mesa de los profesores.

-¿Nadie de ustedes a visto a Severus? -preguntó Dumbledore.

-No profesor, no lo e visto desde ayer por la tarde... dijo McGonagall mientras retenia una sonora carcajada.

De repente un enorme rugido se oia del otro lado del pasillo. TUUUUUUUUU BRUJA ENGREIDAAAAAAA...!!!!!!! MIRA LO QUE ME HAS ECHOOOOOOO...!!!!!! QUE NO TIENES SENTIDO COMUN...??????? COMO DEMONIOS TE ATREVISTE... MIRA QUE LAS PAGARAAAS MUUUY CAROOO...!!!!!! E ESO SE LE LLAMA AYANAMIENTO DE MORADAAA...!!!!!! YA TE LAS VERAS CON EL MINISTERIO (decia mientras atrabesaba el gran comedor... todos pero TODOS los alumnos estaban en el piso revolcandose de la risa... bueno, todos menos los de slytherin que lo miraban atonitos.

-Buen dia Severus, como has dormido, estaba el agua caliente esta mañana...?????? -dijo la profesora Mc Gonagall mientras le daba un sorbo a su café, Ooohh veo que has decidido llevar un lock nuevo en la cabeza. sabes, creo que ese color no va con la temporada.

-CALLATE...!!!!!! ERES MAS SINICA Y SADICA QUE... QUE... QUE... QUE YO...!!!!!! COMO TE HAS ATREVIDO...!!!!!! Y TU TAN TRANQUILA TOMANDO CAFÉ...!!!!!!

-Vamos Severus... el color rosa mexicano con manchas moradas no te va tan mal... -dijo mientras en verdad hacia un GRANNN esfuerzo por no reir... -además llevar siempre el mismo color de pelo es aburrido.

Entonces de entre las carcajadas de los estudiantes se distinguio una voz que gritaba: "PROFESOR SNAPEEEE PUEDE VOLTEAR UN INSTANTE POR FAVOR...??"

-QUE DEMONIOS QUIER... -pero lo interrumpio un flachaso de una camara -COLIIIIN...!!!!!!! 1,2,3,4 PUNTOS MENOS PARA GRYFFINDOR... Y QUIERO ESA CAMARA YA...!!!!

-Vamos Severus es solo una broma de niños... -esta ves la profesora mc gonagall ya estaba roja de tanto contener la risa.

-ME LAS PAGARAS MC GONAGALL... ME VENGARE Y ESTA VES NO OBTENDRAS LA REVANCHA...!!!!!!! YA LO VERAS BRUJA TONTA E INSULSA...!!!!!! -dijo snape mientras salia del gran comedor con una cara de oler excremento.

-Ya lo veras... ya lo veras mc gonagall... ya lo veras..."

Severus pasó la noche en vela, dos asuntos ocupaban su cabeza... el primero y primordial, era su venganza... Minerva debía sufrir, y el segundo, era el de qué hacer con su nuevo pelo...

- ¿Cual será mi venganza? - se decía mientras se miraba atónito al espejo - ¡Mira lo que hizo a tu pelo Severus!...- y mientras se miraba al espejo, éste se rompió en mil pedazos - Cagüen la leche!! Piensa Snape...Piensa...

En aquel momento una sombra amenazó la tranquilidad de la estancia en la que se encontraba Snape... Lentamente, éste cogió la varita, y acechó tras la esquina a que aquel extraño se presentara... Nervioso, comenzó a recordar algún hechizo, pero solo se le ocurría pensar en su peinado. Así pues, cuando la sombra cruzó el umbral que separaba su varita del otro lado de la pared, Severus se lanzó con los ojos desorvitados hacia su presa, y desde su chepa comenzó a sacudirla con la varita en la cabeza.

- MUERE MALDITO ENGENDRO DE SATANAAAAAAS!! BRUJA PIRUJAAA!! - Decía mientras le golpeaba por la espalda, y comenzaba a meter su varita en el ojo de tan misterioso enemigo - ME LAS PAGARAAASSS!!...

- ¡Tranquilo Severus! - decía el misterioso personaje mientras su agresor pasaba a meterle la varita por la boca - Que zoy yo... Zeveruz...zoy Trewlaney...peo.. ¡¡zacamé la vaguita e la boca!! Severus se calmó de inmediato, y se bajó de la chepa de la ahora arrugada profesora de adivinación. La miró un instante a la cara.

- ¿Trelawney? - preguntó - Si... sin duda eres tu... reconocería esas arrugas a mil kilómetros...JAjjaJAjA!! - y rió con una sonora carcajada - Ay, que gracia, te confundí con Mc Gonagall, como ambas tenéis esa cara de Fredy Crujer... - Y aguantó otra carcajada.

- Pues tu cállate, que tu cabeza parece un sarpullido de viruela... JAjajJAjaJA!!! Mirate, pareces un bote de grajeas con esas manchas en tu pelo!! de qué son...¿De moco? JAjajJAJA!!

- Córtate un pelo Trelawney...

- ¡¡No, mejor será que te los cortes tu todos!! - Dijo con ironía mientras se retorcía de la risa en el suelo...

- Está bien...¿Que quieres? ¿Que has venido a hacer aquí? - Preguntó Severus, que no dejaba de apuntarla con la varita.

- Vengo a ayudarte,necesito vegarme de McGonagall...

- ¿Por qué ibas a hacer eso? Yo fui el que te dejó la cara como... - Aguantó una carcajada...- como el culo de un escorbuto... - Y al decir esto, rompió a reir.

- Muy gracioso Severus... muy gracioso... - murmuró con malicia - En realidad quiero vengarme de McGonagall, por que ella, esa gata ladrona, me robó la poción antiarrugas que me diste... y ahora reclamo VENGANZA!!

Ante esta nueva situación, Severus, claramente sorprendido, se sentó junto a Trelawney para trazar un plan.

- Entonces... ¿Qué haremos? - preguntó Severus...

- Pues tú lo primero, deberías arreglarte ese peinado... dejame que te aconseje... unos kikis por allá, y unas coletitas por allí, y quedarás hecho un auténtico Don Juan...

- Trelawney...sin cachondeo.

-Esta bieeen.. -dijo ella sonriente- Podríamos...hummm...¿que tal si la predigo la muerte?

- ¿Que tal si te predices que pensarás en algún momento? - Interrumpió severus - Anda, coje esto, y entretente un rato - Y de un cajón sacó un curioso aparatito.

- ¿Que es? - preguntó la profesora.

- Un aparato muggle... se llama GameBoy o algo así, se lo confisqué a los Weasley... lleva un juego... creo que se llama Pokemon - Pero cuando Severus se quiso dar cuenta, ella ya estaba jugando... - Bien, te explicaré el plan...Yo creo una poción multijugos... cojo un pelo de Fang, y lo echo a lo poción, de esta manera, y si echo pelo de dragón, con baba de hipógrifo...

- ¡Bien! ¡Ya tengo a Pikachu! - Interrumpió Trelawney.

- ¿Pero me estás escuchando?

-Ah, que eso me lo estabas contando a mi... - Severus le miró con odio...- Yo... es que el juego que me diste...los pokemon...¡Fue tu culpa!

- ¡Trae acá! - Dijo cogiendo con rabia aquel aparato endemoniado - Oye... pues la verdad si que engancha...¿?...¡¡ejem!!, que me distraigo - Y Severus le volvió a repetir el plan a Trelawney - tu, lo unico que tienes que hacer es decirla a Mcgonagall que yo te entregué a ti la verdadera poción antiarrugas, la dices que no quiero más guerra...ella lo tomará...y...¡tachán! se la quedará la cara más perra que nadie Howarts haya conocido nunca...JAjajJA!! pero por un corto espacio de tiempo... habrá que dársela delante de mucha gente - esbozó una malvada sonrisa, y mientras se frotaba las manos, dijo-...EN LA CENA.- Y sus ojos brillaron mientras esa idea duró en su cabeza.

-Bonito perrito... perrito bueno no come a la gente.- Dijo Severus con su tono más amable de voz.

-Grrrrrrrr.-Fang enseñó el colmillo izquierdo

Snape se afianzó más a la rama del árbol.¡Maldito perro! ¿Por qué se comportaría así? ¿Qué le había hecho para que le persiguiese? Severus recordó el color de su pelo, quizas por eso aquella maldita bestia no lo había reconocido. Y desde luego las manchas fosforescentes de sus manos, no ayudaban.¿Por qué? ¡Oh! ¿Por qué de todas las pociones que tenía, se le había derramado la única que era fosforita e indeleble?

-Fang es un perro bueeeenoooo.-Fang enseñó el colmillo derecho

-Fang no va a comerse al bueno de Sevvie.- Fang mostró la muela izquierda.

-¡Vamos! Vete, y te daré una rica y jugosa galletita

-Grrrrrrrrrr.-Fang enseñó la muela derecha.-Grrrrrrrrrrr.- otra muela.-Grrrrrrrrrrrrr.-Las amigdalas.- Grrrrrrrrrrrr ¡Kay Kay Kaaaaay!

Fang salió corriendo. Mientras, Severus bajaba del árbol preguntándose cómo habría conseguido desencajarse así la mandíbula. Bueno, al menos había conseguido un pelo.

El problema era, que no tenía pelos de dragón, ni baba de hipógrifo. Y... ¿Quién en Hogwarts era suficientemente feo cómo para que valiese la pena conseguir un cabello suyo o su baba?

-¡¡Dobby!! ¿Tu tienes pelo?

-¿Pelo? ¿Quiere el señor pelo? No sé si hay en las cocinas, señor, pero podre conseguirle algo de pelo, señor.

-Mmh... no me has comprendido... quería un pelo tuyo.

-¿Mío? ¡Oh señor!Lo siento mucho, señor. Pero Dobby no tiene pelo, señor.

-Bueno, pues... escupe aquí.

-¿Ahí, señor? pero eso es un pañuelo, señor.Dobby no p..

-¡¡YA SÉ QUE ES UN PAÑUELO!! ¡¡¡¡Pero tendrás baba!!! ¿¿O no??

-Si, si señor. Pero...

-¡¡Callate y escupe!!

Snape salió como una tromba de la cocina. ¡Elfos! Siempre ofreciendo cosas, y por una vez que necesita algo, resulta que no tienen. Y ahora... ¿Quién le daría el pelo? ¿Fluitwic? No, tenía demasiado pocos como para quitarle uno. Lo notaría. ¿Trelawney? Era fea, pero sospecharía... ¿Dumbledore? tenía muchos, pero si se enteraba para qué eran, no le haría gracia. ¿Hagrid? mejor no. Cabía el riesgo de que McGonagall creciese. ¿de dónde podía sacar un pelo suficientemente monstruoso? ¡Un momento! ¡¡El tenía el pelo monstruoso!!

-JAJAJAJAJAJAJA ¡¡Sabrás lo que es tener el pelo morado!! JAJAJAJAJ

-¿Profesor? ¿se encuentra bien?

-Perfectamente.

-Buen dia McGoni, como has estado ultimamente???? espero que no estes enferma... eso seria malo!!!! -dijo Snape con un tono impropio de el... y con una gorra negra cubriendole toda la cabeza.

-Severus, te sientes bien? digo, estas un "poquitin" raro hoy, tal ves sea mejor que guardes cama -dijo McGonagall con un tono de preocupacion.

-No, para nada... me siento mejor que nunca! es mas, creo que ahora mismo iré a caminar por la orilla del lago para disfrutar este hermoso dia! Nos vemos despues. -y se retiraba lentamente del gran comedor.

-Potter, seria tan amable de poner atención a la clase un instante? le juro que ya solo faltan cinco lindos minutos para que acabe la clase y todos podamor retirarnos a cenar -dijo snape a Harry.

-Profesor, disculpe el atrevimiento pero, se siente usted bien? -dijo Harry no menos desconcertado que todos los demas.

-Oooooh!!!! de m-a-r-a-v-i-l-l-a! -rinnnn rinnnn rinnnn -AHORA TODOS AL GRAN COMEDOR!!!! RAPIDO!!!! EL QUE NO VAYA A CENAR RECIVIRA UN FUERTE CASTIGO...!!!! -dijo tan preocupado como si estuvieran en incendio -VAMOS, VAMOS, VAMOS!!!! TOMEN LO QUE PUEDAN Y CORRAN A CENAR!!!!

-Si profesor!! -decian todos al unisolo mientras preocupados corrian a recoger sus cosas.

-Trelawey!! que bueno que te encuentro....!!!! -llegaba Snape con la respiración agitada.

-SI, LO SE!! yo tambien queria verte,es que pues... no estoy muy segura de que funcione tu plan.

-AHORA TE ME VAS A ARREPENTIR...!!!! FIJATE QUE NO, YO YA LO TENGO TODO LISTO Y TU NO TE PUEDES ECHAR PARA ATRAS...!!!! -dijo Snape rojo de furia.

-Ok, ok, ok... ya voy... pero una ultima pregunta: cuando McGonagall se convierta me debo hacer a un lado para que no me muerda y me infecte de rabia?

-Pues no se... tu eres la que predices el futuro... tu debes saber que sucedera -dijo con un tono de sarcasmo.

-Ugggg... eres I-N-S-O-P-O-R-T-A-B-L-E deberia darte la pocima a ti, aunque no se notaria mucho el cambio ya tienes cara de perro sarnoso.

-Yo la podre tener de perro sarnoso pero tu, LA TIENES TAN ARRUGADA COMO LA DE UN BULLDOG -y echo a correr mietras prorrumpia en carcajadas.

-SI NO FUERA PORQUE TENGO CINCO BOLAS DE CRISTAL EN LA MANO TE PERSEGUIRIA Y TE DARIA UN BONITO CRUCIO!! Ja!, que se cree este... a mi con eso... "tan arrugada como la de un bulldog"... clik clik clik

-COLIIIIIIN TE E DICHO QUE NO ME TOMES FOTOS CUANDO HABLO SOLA!!

-Lo siento pero no pude resistir el impulso, Jajaja adios profesora.

-UUUUUUUUUUG TODOS ME VEN LA CARA!! Ahora si veran quien es Sibyl Trelawney ! Ahora si veran, respecto a ti McGonagall ya tendras tu oportunidad esta noche, ya tendras tu oportunidad, ya la tendras.

- ¿De qué tendré oportunidad? -dijo la proferosa McGonnagal.

-¡Oh! Ah... Pues... esto... Mmh... ¡De lucir hermosa esta noche! Creo que no tiene sentido seguir peleando, y por eso, quiero que aceptes esta poción antiarrugas. -contestó Sybil.

-¿Sybil?

-¿Si?

-Mirame a la cara. No tiene arrugas. Te robé la poción antiarrugas y me la tomé. ¿Recuerdas?

-¡Oh! Sí... pero... esta es mejor.

-¿En serio? ¿Por qué?

-Emh... No lo sé. Pero esta es mejor. ¡Así que tomatela! ¡Vamos! ¡Vamos! ¡Tomatela!

-Trelaggney... ¿Quiereg... ¿Quiereg dejar de abrirgme la bocagggg?!!

-Espera Sybill!!! Espera!!!!!

-Qué?

-Me estas haciendo daño!!! (Maldita bruja Seudovidente!!!- pensaba)

-Hoo! Minerva – dijo Treavaway en el tomo mas doble que pudo- lo siento!!, solo queria ofrecerte la poción contra las arrugas...; pero si no la quieres- hizo cara de tragedia llevándose el brazo al rostro continuando- quédate siendo una mujer arrugada y fea......

Fue ahí que Sybill dio media vuelta dispuesta a marcharse en su mejor papel del actriz cuando....

-Sybill... espera!

Ella se volteo para mirar a su interlocutora y con indiferencia dijo:

-Si?

-Estas segura que esta es mejor ....

-Si, Severus me dijo que la habia hecho con agua de la fuente de la eterna juventud...

-De veras!!!

-Sí... eso dijo...

-Pues dame esa botella Treavaway!!!! Y veremos quien es fea y arrugada- y de nuevo la profesora de transformaciones salio de la oficina como alma que se lleva el diablo con la botella.

Ya en el gran comedor estaba el profesor Dumblemore sentado junto a Severus en una alegre charla... bueno alegre para él que se estaba burlando de el color de cabello de Severus mientras este hacia cara de rabia y esperaba expectante la entrada de la subdirectora...

-Y entonces no te lo pudiste quitar- dijo el viejo con una risita

-No señor...

-Eso te pasa por retar a Minerva... esa mujer es peligrosa... – y continuo riendo

-Y ni que lo diga señor- pero vamos a ver quien gana esta vez- penso triunfante cuando vio llegar a la pobre Minerva a la mesa.

-Buenas tardes Ambus... Buenas tardes Severus....

-Buenas tardes- contestaron los dos en coro

-¿Cómo te ha ido Minerva?- pregunto el anciano a la subdirectora

-Bien Ambus, feliz!!- dijo en tono confidencial de manera que no escuchara Severus

-Y porque?- dijo el director bajando a su vez la voz para escuchar el secreto..

-por qué Severus al fin hizo la poción como debe ser!!

-De verdad!!! – dijo asombrado el director

-Si, Treavaway me dijo que hizo la poción con agua del poso de la eterna juventud!!

-No!!- dijo en tono picarezco el director- y sera Minerva, que me puedes regalar un poquito a mi?

-De verdad profesor- siguió ella diciendo en tono confidencial.

-Si Minerva, regalame un poquito estoy cansado de ser tan viejo.

-Esta bien Ambus, toma y le puso unas gotas en su copa de agua.

Severus observo el acto en el cual Minerva colocaba gotas de la poción en el recipiente de agua y sonrio para si “Ya caiste vieja bruja, ahora sabras que con Severus Snape jefe de Slytherin nadie se mete”... Fue después de un segundo que se trago su sonrisa cuuando se dio cuenta que en realidad el que se tomaba el baso de agua no era Minerva... era EL PROFESOR DUMBLEMORE!!

-NOOO!! –gritó el profesor de pociones tratando de arrebatar la copa al director pero era demasiado tarde!!

Todo el alumnado había volteado a mirar a la mesa de los profesores por el grito, pero se quedaron perplejos al ver al director arrugado al extremo y con las largas barbas rosadas!!! Todos miraban confundidos sin saber que hacer (si reírse o no), hasta que un buen grupo de alumnos liderado por Draco Malfoy libero una carcajada contagiosa.

Severus no sabia que hacer y Minerva estaba atónita!!

-SEVERUS!! NECESITO HABLAR CON TIGO EN MI OFICINA AHORA!! -dijo furioso el director quien miraba con repentino odio al profesor de pociones mientras de forma extraña le crecian mas cabellos Rosados en el rostro hasta adquirir una apariencia Hangridesca!!

-Upps... –pronunció Severus con cara de susto.

-Jaja ahora si la hiciste buena Severus... te salió el tiro por la culata!! Jaja –reía McGonogall.

Entre las risas destacaba una luz. Era el Flash de una camara de fotos...

- ¡Colin! - Gritó Dumbledore - ¡¡Trae acá ese carrete!!

- Lo siento profesor, pero usted no sabe la cantidad de cosas que me darán por inmortalizar este momento... Dumbledore tenía más cara de sapo que de otra cosa, y rojo de furia sacó los dientes, se situó frente a Colin y con los puños cerrados al lado de su cara le gritó...

- ¡¡DAME ESA CAMARA DE FOTOSSSSS...!! Pero Colin respondio con un sencillo..."Click"

- Gracias profesor Dumbledore por la pose... ¡Va a ser buenísima! Y se fue corriendo...

- AAAAARRRRRRGGGGGHHHHHH!!!! SEVERUSSSSS!!! Quiero verte en mi despacho ahora MISMO!!! Tras esto, Albus abondonó el comedor...

- Mi querido pelo de estropajillo... - comenzó diciendo Minerva - estás en un buen lio...JAjajA!! - y rio hasta que cayó de la silla.

- Minerva, Minerva, Minerva... - dijo Severus lentamente - Si no fuera por la cara de "PASA" que tienes, te daría un beso... Pero claro... ahora...me das REPELÚS... - Contuvo una carcajada - Pero creo que es el mismo que me dabas antes... JAjajJAjajJA!!!

- Dejate de tonterías Severus... ¿Por qué esa alegría?

- Pensé en todo mi arrugada Minerva, y como no me fiaba de esa...llamemosla Pitonisa... verás, en el frasco... PONE TU NOMBRE - y Severus cogió el frasquito donde antes yacía la poción y se lo enseñó a Minerva, a la que se le quedó la cara más blanca que nadie recuerde - Y si encima le añadimos que TU le diste a Albus la poción... - Soltó una carcajada - Disculpa Minerva,tengo que hablar con Dumbledore...

-¿¡Serás ESCREGUTO DEFENCATE!? - gritó Minerva - ¡¡Ven aquí con ese frasco!! - Y con un salto que ni Jackie Chan se situó encima de Severus - ¡¡DAME ESE FRASCO PELO PUNKIIIII!! - decía mientras la tiraba del pelo a Severus.

- ¡¡SOCORRO!! - gritaba este - ¡¡TENGO UNA MOMIA A MI ESPALDAAAA!!

- ¿Momia yo? - dijo Minerva claramente ofendida - Serás... - se contuvo - ¿Mequetrefe? ¿Pero tu te has mirao al espejo Snape? - este pensó..."Pues si no se hubiera roto..." - Pero si con tu pelo, ¡¡PARECES UN SEMAFORO!! - Y rio a más no poder.

Todo Howarts reía.

- ¡¡Minervaaaaaa!! - gritó entonces Severus- ¡¡Con esa cara eres más perra que Scooby Doo!! ¡¡BRUJAAAA PIRUJAAAA!! Eres peor que la Bruja Blair esa!! - Y comenzó a tirarla de los pelos.

Mc Gonagall astutamente se convirtió entonces en gata, y le clavó las uñas en la cabellera, ahora Severus tenía por pelo a un gato, sin embargo, Snape, en vista de su prominente derrota comenzó a darse golpes en la pared con la cabeza.

El comedor estaba expectante ante la pelea. Y finalmente, con Minerva de nuevo en persona, se dio el golpe final. Severus corrió desde un lado del salón, y Minerva desde el otro, él se apoyó en la pared y dio un gran salto, Minerva saltó sobre la cabeza de Neville e igualó el salto de Snape. Ambos extendieron su piernas y... ¡CATAPLUM! Dos cuerpos inconscientes en medio del salón... todo quedó en silencio... pero pronto, el salón entero rompió en carcajadas, Colin se infló a fotos... y Dobby encontró algo...

- Oh... frasco con liquido dentro para Dobby - se dijo - oh!! rejuvenecedor es... Dobby echar en la comida de todos mañana para que parezcan más jovenes...¡Si! Dobby es un Elfo muy bueno... Y así Dobby llegó a las cocinas, con un frasco...que no aparentaba ser lo que era...

Winky alzó la cabeza al ver entrar a Dobby en la cocina dando saltitos...

-¿Qué ocurriría? podría preguntar pero... ¡No! Winky era una elfina buena, que no molestaría a Dobby.

Dobby se acercó a el tanque en el que se guardaba la leche, subíó por las escalerillas y ya iva a hechar el contenido del frasco cuando se detubo. ¡No podía darle poción rejuvenecedora a los alumnos! ¡¡Se volverían bebes! No, claro que no. Mejor hechar la poción solo en la mesa de profesores...

Dumblendore caminó sigilosamente por su despacho. Se agacho y continuó bordeando su escritorio. Cuidadosamente... sin hacer ruido... se acerco poco a poco a un espejo que tenía en la pared. Inclino un poco la cabeza y...

¡¡Crash!!Otro espejo roto. Y era el quinto. Dumblendore cogió sus barbas y las puso delante de sus ojos.

-Rosas -murmuró.- Son rosas. Tengo que conseguir que cambien de color.Entonces se escuchó un par de golpecitos en la puerta, y entró Snape acto seguido.

-¡Hola! ¿Qué tal Dumblen...jojojojojojo.- Snape comenzó a reir sin poderse contener.- jajajajajajajaja ¡Tienes las barbas rosas! jujujujujujuju ¡Y el pelo verde!juajuajuajua...

-Te recuerdo que sigues con el pelo morado con manchas rosa.- Snape dejo de reir.- ¿Tienes algun tinte para el pelo?

-Mmh... si, pero

-¡Pues damelo!

-No creo que...

-Imperius!!! ¡Dame el tinte Snape!!

-A... aquí tienes...

-Bien. Puedes irte.

-Si... si señor.

Snape salió del despacho de Dumblendore temblando de risa. Sería un gran cambio ver a Dumblendore con el pelo y barba negro... El problema es que tendría que volver ha hacerse un tinte para él, y eso llevaría tiempo.

-Y encima he perdido mi gorra.- murmuró.

Un murmullo recorrio el comedor cuando el director entro en el comedor soltando todas las palabras que le pasaban por la cabeza, todas con una increible repugnancia hacia Snape:

-Snape, no te despedire porque nadie se presenta a tu puesto pero espero que no duermas estas noches porque mi venganza sera terrible...

-Pero director, no cree que esta usted un poco viejo para llevar ese color de pelo, sinceeramente parece un enano del boque que lleva años sin cortarse el pelo...

-¡¡¡Y sin lavarselo!!!este debe ser el champu q usas tu, ese que da un aspecto grasiento al pelo, de verdad que es asqueroso, pero... ¿como te miras al espejo?¿no te das asco?

-Y usted, ¿como se peina?¿le peina un elfo domestico?porque con su cabellera y sus riñones...no creo que llege hasta el final, ¿o me equivoco? En este momento los dos profesores se levantaron y empezaron a gritar tan alto como podian. Y Colin como de contrumbre comemzó a sacar sus fotos - ¡UM!esta las vendere a 8 galeones el lote, ¡pelea de Dumbledore y Snape!¡Oferta!, jajaja, ya me lo estoy imaginando.

-¡¡¡¡Colin!!!!para de hacer fotos - gritaron los dos profesores a la vez.

-Vale, vale, solo una más y ...

-¡¡¡¡¡¡Colin!!!!!!

-No se que me conviene mas, si hacerme millonario o tener de enemigos a todos los profesores -dijo Colin mientras hacia su última foto. Despues de que todo el comedor parara de reir los dos profesores se dirigieron hacia sus despachos, pero antes...

-Mcgonagall, ¿puedes venir ahora a mi despacho?

-Sylbi, ven despues a mi despacho.

-Mcgonagall, me quiero vengar de Snape, ¿cuento contigo?

-Claro que si director, pero...¿usted me ayudara a vengarme de Sylbi?

-Por supuesto.

-Sylbi, quiero ridiculizar a Dumbledore, ¿me ayudas?

-Si quieres mi ayuda deberas ayudarme tu a mi, ¿Mcgonagall?

-Trato hecho, mutuo acuerdo.

Pasaron un par de dias en los cuales ninguno de los profesores se hablaban, tenian tanta rabia guardada que no querian desperdiciar sus fuerzas en pequeñas discuciones. Sin embargo era claro que se estaba tramando algo... algo grande entre los profesores, ni siquiera los alumnos pudieron dejar de notar el malestar y el ambiente pesado que se formaba en la mesa de los adultos.

Severus Snape estaba encerrado en su oficina como siempre desde la pelea con Dumbledore este sagasmente habia quitado el subsidio para nuevos ingredientes de pociones lo cual lo ponia de muy mal genio.

- Maldiciòn como quiere que haga mi trabajo... viejo torpe!- pensaba. Sin embargo por otra parte sonreia al pensar su venganza.

-------------------

Al otro lado del castillo Dumbledore estaba de muy mal genio, el tinte de Severus no quitaba y para su desgracia para volverlo de nuevo blanco tenia que pedirle ayuda a èl lo cual era inpensable.

- Minerva lo tienes todo listo.

- Si profesor, todo listo.

- y ¿que dijo?

- Pues encantado...

- Perfecto!!! y ¿donde esta?

- Afuera...

- ja ja! Que bien solo quiero ver su cara.

- ja ja. Yo tambien!!

-------------------

Fue despues del sabado que a todos los profesores les llego un memorando que los citaba a una reuniòn de emergencia en dirección. Severus miró extrañado la nota preguntandose que seria tan urgente... asì que salio de su oficina directamente a la oficina donde encontró todo el grupo de profesores reunidos.

- ¡¡Oh Severus llegaste!!

- Te estabamos esperando.

Severus miró al grupo y notó que no estaba Minerva.

- Tengo que darles una mala noticia señores y señoras, Minerva esta muy enferma, esta hospitalizada en San Mugo por una reaccion alergica a cierta pociòn- en ese momento todos miraron a Snape mientras el director continuaba- Por tal motivo y mientras regresa minerva de lo que parecen 5 meses de tratamiento he contratado al nuevo profesor de transformaciones: el señor Sirius Black!!!!

En ese momento apareció Black en escena.

- QUE!!!!!!!!!!!!!!!!!!- grito Snape.

- Hola Snapy me encanta ser tu colega- dijo con mucha ironia Sirius.

- Ni loco acepto esto!!!!

- De malas Snape, necesitamos remplazar a Minerva.

- Pero hay otros magos!!!- dijo mirando a Black con odio.

- Si pero Sirius es mejor que muchos.

- Eso no es cierto!!!!

- Lo vez "Sevi" creo que podre practicar contigo algunos golpes... ¿Te acuerdas como lo hacia en el colegio?

Severus abrió los ojos... golpes, palizas era lo que le daba Black, el muy maldito siempre lo hacia y era tan doloroso. En ese instante miró en tono de suplica al director diciendole.

- Albus... Albusito.. amigo mio... no me puedes hacer esto!!!

- Lo siento Severus pero el ya esta contratado.

- Pues me niego a trabajoar con "este"- dijo despectivamente.

- Pero Snapy... no te acuerdas como nos divertiamos!!- continuó ironico Black. Severus se puso serio, muy serio y con mucha seguridad y con postura incorruptible dijo las siguientes palabras:

- Lo siento profesor, pero si es así tendre que irme.... tendra mi carta de renuncia por la mañana. Y al decir esto salió por la puerta dejando sorprendidos a todos incluyendo a Albus Dumbledore quien nunca espero que el fuera a renunciar y con angustia pensó: ¿y ahora a quien contrato para que dicte pociones y sea cabeza de Slytherin? Eso es mas dificil que cualquier cosa. "Por Merlin ... y ahora que hago?" El anciano se dio cuenta que la broma se le habia salido de las manos. Despues de salir de la oficina Severus escucho una voz detras de él...

- Severus espera!!....

- Que quieres Sybill- añadio de mala gana.

- Pense que habiamos dicho que...

- olvidalo quieres!!, bajo las circunstancias es mejor que dejemos las cosas así.

- pero...

- No Sybill se acabó, no habra broma, ok y si me permites, -y suspiro- será mejor que aliste mis maletas. Y al decir esto dio media vuelta y se fue. En ese momento salio Albus acompañado de Minerva, la cual tenia al igual que el cara de sorpresa.

- No era que estabas enferma?

- Callate loca y vete a freir esparragos!

- Mentirosa!!!

- Bruta!

- Vamos señoras vamos...- dijo el director separandolas- ¿por donde se fue Severus?

- Dijo que se iba a alistar sus maletas.

- ¿y estaba muy serio?

- Que si serio... nunca lo vi tan seguro!!

- Oh Dios!! me va dar algo- exclamo Albus - ¿que voy hacer? y a mitad del año!!

- Oh vamos Albus no es para tanto!- dijo Minerva

- Oh sì lo es.... casi nadie dicta pociones y peor pocos quieren ser jefes de Slytherin!!... si se va Minerva tendras que ser jefe de las dos casas al mismo tiempo...

- YO??? no eso no!!!

- Entonces ayudame a rogarle a Severus que no se valla!! Y entonces Minerva comenzo a valorar extrañamente a su colega pues no deseaba tal trabajito. Fue ahi que fueron directo a la oficina de Snape. Albus bajo por las masmorras hasta la habitaciòn de Severus que como era usual era oscura... sin embargo se podia distingir algo de luz en la misma por la cual pudo ver a Snape haciendo su maleta con tal grado de determinacìòn que sorprendio al director. Sybill y Minerva estaban en el corredor tambien un poco alejadas. Albus entonces les hizo una seña de que esperaran y asì lo hiceron mientras él sin pedir permiso entraba a la habitación.

- Ah... es usted! - dijo furioso Snape.

- Jem si... Severus yo...

- No tiene que decir nada señor, ya lo entendi de todos modos me gusto trabajar aqui aunque usted nunca me consedio lo que queria.

- pero Severus...- dijo el amciano tratando de hablar.

- Lo se, lo se Albus no tiene que decir nada, lo unico que se es que es mejor que me valla.

- Pero Severus escuchame... yo...

- Lo siento profesor pero aunque me lo pida la desiciòn esta tomada, conseguire algun otro empleo en el cual mis capacidades superiores sean valoradas.

- Pero ...

- Puede quedarse con Sirius Black todo lo que quiera al igual que hizo en el pasado... la verdad estoy contento ¡me voy!, ya no me importa.

- PODRIAS ESCUCHARME!!!!!!! - grito el anciano ante la actitud del hombre.

Severus lo miro ofendido y solo dijo:

- Si pero no grite, no soy sordo!

- Ejem... Severus, bueno esto ha sido una gran equivocaciòn jajajaj - comenzo a reir nerviosamente - la verdad es que solo era una broma jajajja ... y ... tu caiste!

- ¿¡Que!?- gritó furioso.

- Es verdad!! Sirius no va a venir a trabajar y Minerva esta bien, ya veras., y al decir esto llamó a la bruja.

- Minny, Minerva ... ven por favor. Y en ese momento aparecio Minerva en escena...

- Vieja zorra- murmuro Snape.

-¿como dijo?!- grito ofendida

- Lo que oyo...

- Vamos, vamos, calmemonos... - continuo albus sonrojado- ejem... Ves Severus es solo una broma... no tienes porque irte... te necesitamos, tu eres un buen profesor, ejem... que estoy diciendo un GRAN profesor, eres exelente, maravilloso... ho porfavor SEverus... no te vallas!!! Severus miro al profesor suplicante mientras Minerva hacia cara de fo. y con determinaciòn y seriedad dijo:

- ¿Con que una broma?

- Si una broma... una broma pequeñita.

- Pues esa broma no me gusto.

- Oh Severus te queremos, tu sabes que si... no te vallas.

- Lo siento profesor, pero yo no puedo trabajar con una persona en la cual no confio - dijo Snape serio y con algo de tristeza y melancolia en la voz- pense que todos estos años de trabajo iban a ser recompensados pero no es asì... por eso me voy... pueden contratar a lucius Malfoy para que dicte la asignatura si desean.

- ¡¿LUCIUS MALFOY?!- gritaron Albus y Minerva asombrados y asustados tambien.

- Si lucius, un viejo amigo... seguro el lo hara bien.

- Pero Snape...

- Bueno ahora quiero empacar mis maletas, pueden dejarme solo- dijo Snape señalando la puerta. Fue ahi cuando derrotados salieron Minerva y Albus de la habitaciòn. "Demonios, ¿desde cuando esta tan sensible? no te preocupes minerva mañana lo intentaremos. Hayyy donde demonios consigo un profesor de pociones... buaaa"- se quejaba el director mientras en el interior de la habitación alguien se reia.

A la mañana siguiente Albus obligó a Minerva a despertarse temprano y esperar a Snape en la oficina de direccion.

- Vamos Albus, son las 5 de la mañana.

- Lo se, Mini lo se pero debemos esperarlo es capaz de entregarme bien temprano la carta de renuncia para despues irse...

- Pero quiero dormir, el sueño aumenta mis arrugas.

- Por Merlin, Minerva si ya estas arrugada.

- ¡¿Que?!

- No comencemos con esto de nuevo!!!, Oh Dios que voy a hacer!! la asociaciòn de padres de familia va pedir mi cabeza y seguramenteme toque contratar a Malfoy, lo cual seria horrible... tu que opinas Minerva.. Minerva??

- Zzzzzzzzzz.....

- Despiertece mujer!!! necesitamos hacer un plan.

- Ah? si y yo necesito dormir!! Albus la miró de mal genio y ella se repuso aunque sus orejeras eran evidentes. Pasó 1, 2 y 3 horas y Severus no llegaba a la oficina.

- Demonios!!! son las 8 de la mañana y el aun no llega.

- Te dije que era mejor dormir. En ese momento se abrio la puerta y entro Severus con cara de tristeza y en su mano llevaba un papel.

"Dios es la reuncia"- penso alarmado Albus.

"Hey!! fiesta!!!, va renunciar!!!" - pensaba Minerva.

"Tengo Hambre"- pensaba el fenix dentro de su jaula.

"Llego el momento" - pensaba Snape.

Todos se miraron en silencio por unos minutos

- Profesor aqui tiene...- y le entrego la carta la cual estaba doblada.

- Oh vamos Severus, por favor no te vallas - le rogaba Albus.

- Si Snape no se valla, pero si asì lo desea yo lo apoyare- dijo la profesora de transformaciones

- ¡¡Minerva!! - gritó el viejo a la mujer para que no metiera la pata.

- Lo se profesor pero creo que tengo que irme, hace rato queria comprar una cabaña al lado del mar y hacer fiestas con jovenes muggles bien proporcionadas y ahora por fin lo puedo hacer.

- ¿pero de que viviras Severus?

- Pues conquistare damas ricas para que me mantengan.

- Que????!

- Bueno profesor -dijo el en tono de tristeza- es la despedida.

- Oh Severus no lo hagas... te pagare mas.

- No se profesor... es mejor que no... estare en mi cuarto si me necesita me ire al medio dia. Y al decir esto salio del cuarto dejando a Albus desesperado.

- Oh vamos Albus, podremos contratar a otro.

- Si? a quien?

- Bueno Malfoy no es tan malo.

- Por Dios ... que dices Minerva ¿estas loca?; Malfoy es peor que Snape 100 veces. Y fue en ese instante que con expresiòn de desespero abrio la carta de renuncia y quedo palido ante lo que decia:

"¡¡SE LOS HICE!!"

Gracias esta es la mejor broma que le he hecho. Que creyeron que no se actuar!!!

Cordialmente,

Severus Snape

Pd. Espero Albus que persista lo del aumento del salario." Ohhh!!!!!! -gritó con furia el profesor mientras dejaba caer al piso el papel.

- Que pasa?

- Fue todo una broma

- ¿que cosa? - preguntó Minerva.

- Todo!! Debí imaginarmelo!!

- Eso... quiere decir... que no se va?- dijo Minerva con desconsuelo.

- Si...- y despues de pensarlo mejor dijo cambiando de humor repentinamente a uno mas risueño - SIII no se va, bien!!!...- dijo haciendo un pequeño salto- Oh que susto Minerva, ese Severus es tremendo... jajajaj te apuesto que lo planeo todo!!

- Oh vamos Albus y no nos vamos a vengar.

- nosotros ya nos vengamos y él tambien, así que estamos a mano. Vamos hacia su oficina y celebremos una reunion.

--------------------

Fue asì como Albus, Minerva, Sybill y Severus celebraron una reunion en las masmorras con comida y bebidas prometiendo solemnemente no volver a hacerse bromas entre ellos. Al final Albus abrazaba a Minerva borracho y Albus se dejaba predecir el futuro por la adivina... todo era maravilloso y por fin despues de mucho tiempo Hogwarts estaba en paz sin las peleas entre los adultos y parecia que todos eran felices... Bueno... ejem.. no todos eran felices.

Colin nuestro pequeño amigo lloriqueaba e una esquina:

- Buaaaaaaaaa!! ... Snif... !Me quitaron mi camara!!! Buaaaaaaaa!!!

Y así el pobre Colin se quejaba despues de que por orden de dirección y a pena de expulsiòn le quitaran la camara, ¡Con la cual tomo muchas y maravillosas fotos!!!

- FIN -

http://www.harrylectores.onlyhere.net/
hplwebmaster@yahoo.com
Aprieta:Ctrl+D para colocarme en tus favoritos.